CUATRO TRAGEDIAS - William Shakespeare

$790,00

Conocé nuestras opciones de envío

Compartir

Ricardo III\r\nEl rey Juan\r\nHamlet, pr’ncipe de Dinamarca El rey Lear\r\nRicardo III narra la historia del œltimo monarca de la casa de York, Ricardo de Glou- cester, quien ocup— el trono de Inglaterra durante el breve per’odo que va de 1483 hasta su muerte, en el marco de la Guerra de las Dos Rosas, en 1485. El personaje, desp—tico, ambicioso, corrupto, vil y artero, terminar‡ siendo uno de los m‡s cŽlebres de toda su producci—n; ya que, en su insaciable avidez por el poder, resulta intemporal, eterno. Pero no son solo su maldad ilimitada y su codicia las responsables de que el protagonista de esta obra haya trascendido tan largamente; tambiŽn debemos prestar atenci—n al uso que hace de la palabra, a sus largos parlamentos, en los que medita sobre el poder y sobre la mentira, sobre la pol’tica y los sacrificios que esta implica.\r\nEl rey Juan relata el conflicto de sucesi—n que tuvo lugar en Inglaterra luego de que el rey Ricardo Coraz—n de Le—n muriera en 1199 sin dejar una descendencia leg’tima. Como su hermano Godofredo tambiŽn hab’a fallecido, era a su peque–o hijo Arturo a quien correspond’a la corona. Sin embargo, y aprovechando la juventud del heredero,\r\n el hermano menor de Ricardo I, Juan, reclam— el trono para s’ y desat— con su coronaci—n la guerra y los conflictos que Shakespeare ficciona con magistral mano en la obra que presenta este libro. El rey Juan I de Inglaterra, que pas— a la historia como Juan sin Tierra, dada su escasa aceptaci—n como monarca, ocupar‡ el trono hasta 1216, a–o en el que lo suceder‡ su hijo Enrique III, de tan solo nueve a–os de edad. Shakespeare sitœa la acci—n de la obra en 1206, cuando el joven aspirante al trono, Arturo, ten’a diecisŽis a–os.\r\nHamlet, pr’ncipe de Dinamarca. Se cree que la inspiraci—n hist—rica y documental para su obra, Shakespeare la obtiene de un texto escrito por un historiador del siglo XII llamado Saxo Grammaticus. All’ se relata la historia de Amleth, un pr’ncipe danŽs marcado por la desventura. En esta obra, Shakespeare despliega lo mejor de sus habilidades como dramaturgo, present‡ndonos constantes cambios de ritmo, de intensidad dram‡tica y hasta intromisiones humor’sticas. Adem‡s, la pieza consigue adentrarse hasta lo m‡s profundo de la naturaleza humana. Hamlet, adem‡s de ser uno de los personajes m‡s cŽlebres de la cultura occidental, se ha convertido en un arquetipo, el del hombre aquejado por sus dilemas, por sus contradicciones, el del hombre puesto entre el deber y el deseo, entre la venganza y el perd—n, entre la trabajosa e inclemente tarea de pensar y la necesaria y por momentos dolorosa esfera de la acci—n.\r\nEl rey Lear. Se presume que fue un rey anterior a la fundaci—n de Roma, aproximadamente del siglo VIII a. C. Pese a que la historia aparece en varias culturas distintas, siempre con peque–as pero sustanciales variantes, es posible que Shakespeare la haya recibido de la obra de Godofredo de Monmouth (el clŽrigo e historiador encargado de darle forma a muchas de las historias del ciclo artœrico), His- toria Regum Britanniae. La obra tiene lugar en un contexto brit‡nico, pero plenamente cŽltico, casi m’tico, y aborda tem‡ticas de suma importancia, no solo del ‡mbito individual (como la vejez y la locura), sino tambiŽn del social (el poder, los lazos filiales y fraternales). Shakespeare articula dos historias que funcionan paralelamente, la del rey Lear y sus hijas, algunas ingratas, otra tratada injustamente; y la de Gloucester, su hijo leg’timo y su hijo natural, una historia de traici—n y venganza. En ambas historias el comœn denominador es el dolor de los padres, la tristeza de la vejez y la demencia.