$1.400

30 cuotas de $146,98
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • Retiro por depósito.CALLE CNEL, Charlone 1351, C1427 BYA, Buenos Aires - Atención de Lunes, Martes y Jueves de 10:00 a 16:00 hs. o a convenir, llamando al 1155841008.
    Gratis
Descripción

Una hipótesis del autor de Nuestros paisanos los indios, que desafía la manera tradicional de entender nuestra historia: más allá de la violencia de la época y de los enfrentamientos librados para la defensa de sus culturas, territorios y cosmovisiones, los grandes caciques de las pampas y Patagonia evidenciaron una clara intención hacia la convivencia con la nueva sociedad en formación que proponían los “blancos”, en la medida en que fueran respetados sus derechos como habitantes originarios. Como el subtítulo del libro lo dice, aquella posibilidad “no fue”, porque el proyecto de país que finalmente se impuso a fines del Siglo XIX, decidió no incluir a los pueblos originarios. La Argentina nació así automutilada, negando a los hijos de la tierra. Y lo que es peor y lo que esta obra sostiene, es que aquel proceso de aniquilamiento se llevó a cabo mientras los caciques tenían por voluntad convivir con “el otro”, tal como ellos y su gente lo hacían en las tolderías. Este nuevo ensayo de Carlos Martínez Sarasola nos sumerge otra vez en las profundidades de la perspectiva etnohistórica, siempre desde una mirada que busca lo novedoso, lo original, con ese plus que caracteriza a la obra del autor. Aquí se deja el lugar a la voz de los caciques, a la propia palabra, esa que para ellos era un don, un atributo manifestación de su poder. Se han compilado casi doscientos textos de los cuales han sido extractadas otras tantas frases escogidas de más de cincuenta caciques, pronunciadas en cartas, diálogos, entrevistas, negociaciones, ceremonias, actas, testimonios de viajeros a lo largo de casi un siglo previo a la “conquista del desierto”, en una gran base documental, fruto de una rigurosa investigación en fuentes históricas y ensayos especializados. Todo este material se completa con un conjunto de anexos e ilustraciones. El resultado es sorprendente. Y emocionante. La palabra cruda, llana, clara de los caciques recorre estas páginas, interpelando a nuestra memoria como sociedad y dejándonos un legado hacia adelante: el de recuperar el valor de la diversidad, con la certeza de que aún es posible construir esa sociedad que aquellos líderes soñaron hace no mucho tiempo atrás.